El ejercicio durante el embarazo tiene muchos beneficios, tanto para ti como para tu bebé.

Mantener un buen nivel de fitness te preparará para un parto más fácil y breve, así como una mejor recuperación y menos posibles complicaciones.

En cambio, dejar de lado el ejercicio y ganar mucho peso durante el embarazo puede añadir más carga a tus articulaciones y contribuir a aumentar el dolor en la zona lumbar.

Otros beneficios son dar a luz un bebé más tranquilo y calmado, y que es capaz de sobrellevar mejor el estrés del parto.

No obstante, hay algunos ejercicios y algunas posiciones que deberías evitar, y realizar algunas modificaciones en tus entrenamientos LES MILLS favoritos que os protegerán a ti y a tu bebé.

Haz click aquí para ver la guía.

Descargar